DSC_1583-1024x680

Cerocahui es una maravillosa villa ubicada en el borde de la Barranca de Urique, en un valle repleto de huertos de manzana. Se encuentra a unos 12 Kilómetros de la estación de “Bahuichivo”, y es donde el tren que va de Chihuahua al Pacifico hace una parada diaria. El tren es el principal medio de comunicación. Cerocahui cuenta con 900 habitantes quienes llevan una una vida muy ecológica. Cerocahui cuenta con dos hoteles para atender a los visitantes.Este pintoresco pueblo fué visitado por primera vez por extranjeros en 1679, con la llegada del padre “Pecoro”. Más tarde en el año 1680, el sacerdote jesuita Italiano “Juan Maria de Salvatierra” llegó a Cerocahui iniciando la enseñanza del cristianismo y la edificación del templo de la Misión. La misión jesuita continuó hasta el año 1767. En 1936 (169 años después), el padre jesuita “Andrés Lara” llegó a Cerocahui.

El es reconocido por la fundación de Cerocahui y la edificación de su iglesia. También fue el quien fundó la escuela internado para niñas, que hasta hoy continúa vigente, y el primer camino a Bahuichivo a mediados de los 50’s. Murió en Guadalajara en 1976 y sus restos yacen en Cerocahui. En 1961, el Presidente “Adolfo López Mateos” inauguró el ferrocarril “Chihuahua al Pacifico” Y en 1968 el Hotel Misión fué abierto al público.El vino es parte fundamental de la historia, el enigma y el encanto de la región. Cerocahui cuenta con un micro clima similar a las condiciones de clima primaveral todo el año, garantizando la excelente cosecha anual de uvas. Aquí las especies de uva roja son una herencia del Viejo Mundo. El viñedo original se localiza sobre un montículo en medio del pueblo, y ha ido creciendo a través del río. Actualmente tiene más de 4,000 vides en cultivo. Los tarahumaras cultivan manzanas en lo alto de las montañas del Cañón Del Cobre en México, también cultivan granos, frijóles, hierbas, mangos y otras cosechas. Las manzanas fueron introducidas hace siglos por Jesuitas quienes las cultivaban en sus misiones para el consumo local y el de los ranchos. Los monjes dejaron como herencia una amplia variedad de especies de manzana. Las manzanas Tarahumara tienen la característica de ser dulces, deliciosas y de incomparable calidad, por esa razón se distribuyen nacionalmente e internacionalmente.

El pastel de manzana horneado a la leña es un postre que se convirtió en un sello distintivo de Cerocahui gracias a los cocineros indios que incorporaron el trigo cultivado en la zona, la mantequilla, especias y las manzanas tarahumaras.En Cerocahui la aventura inicia desde que aborda lo que es hoy el único tren de pasajeros en México, el “Chepe”, que sale desde la Ciudad de Chihuahua pasando por toda la Sierra Tarahumara y finalizando en los Mochis, Sinaloa.

Viajar en tren es una experiencia única que brinda la oportunidad de disfrutar de los interminables y majestuosos paisajes de la sierra. A lo largo del trayecto el tren pasa por puentes construidos sobre vitales ríos e inclinadas barrancas, y se interna en 86 extensos túneles completamente oscuros. Cerocahui es un lugar incomparable en donde se pueden realizar un sin fin de actividades que permiten adentrarse en el lugar y descubrir su ecosistema y su cultura. Dentro de las múltiples actividades que puede realizar en este bello lugar están el rafting, rapelear en la piedra del oso que tiene una caída vertical de 80 metros de altura, montar a caballo, visitar valles, cascadas y construcciones antiguas, ir en bicicleta de montaña por caminos de terrecería y caminos que cruzan por los bosques de pino y encino, o simplemente dar un paseo y disfrutar del aire limpio de la montaña.